Historia del cómic en México 01

Historia del cómic en Mexico.

Primera parte.

Los primeros registros gráficos de los que se tiene conocimiento en México son los códices realizados por los Tlacuilos, quienes eran artistas de alta jerarquía, durante la época precolombina se les encomendaba la tarea de relatar con imágenes las costumbres de los pueblos, las fiestas, los orígenes, cultura, economía, algunos códices eran privilegiados y solo podían ser “leídos” por sacerdotes o por personajes con alta jerarquía gubernamental, algunos otros estaban destinados para ser utilizados por los profesores que enseñaban a los niños, otros para cuestiones de negocios, eran contratos que se firmaban con algún sello o símbolo que identificaba a algún pueblo. Los Tlacuilos los pintaban sobre papel de amate, tela de maguey o cuero de venado, las pinturas eran preparadas con pigmentos de diferentes orígenes, el vegetal para verdes, azules, amarillos; mineral para el blanco; animal para el rojo, el negro se extraía del humo del ocote, utilizando como solvente aceite de chía o extraído de un gusano llamado axe. Unos de los colores más codiciados eran los purpuras que eran extraídos de algunas criaturas que vivían en el fondo del mar, algunos dicen que se trata de la tinta de los pulpos otros que eran de algunos peces encontrados en los arrecifes. En la actualidad se tienen registros de que existen solamente unos treinta códices de origen maya, azteca, de la mixteca oaxaqueña, admirables por su composición, colorido y con una pureza distinguida en sus líneas. La obra de los Tlacuilos fue interrumpida debido a los conquistadores, dejando para su posteridad constancia de la grandeza de su época y de su raza. En la historia se hace hincapié en que muchos de los códices fueron quemados, gracias a los frailes quienes tuvieron acceso a esta vasta información y la consideraron impura, quedando en cenizas mucha de este conocimiento de usos y costumbres de nuestros antepasados, leyendas, historias de los nombres, registros de constelaciones, registros de batallas y guerras ganadas, orígenes de deidades y de reyes, historias inventadas, leyendas, todo desintegrado perdido en los vientos que voraces ayudaban al fuego a que se consumiera esa riqueza, que desde mi punto de vista fueron los primeros cómics realizados en México. Luego vino la masacre, la orden fue hacer desaparecer a todo aquel que tuviera las habilidades para dibujar historias, quienes otrora gozaban de una clase privilegiada ahora eran víctimas de una cacería y aniquilación, hasta que muchos de ellos desaparecieron de la faz de la tierra. Algunos que quedaron utilizaron su arte para ayudar a los misiones en su proceso de evangelización, durante los siguientes siglos los creadores de historias dibujadas se pierden en el tiempo y no es sino hasta finales del siglo XIX que adquiere nueva vida con el nombre de historieta. Es claro que no existen registros de que se hicieran cómics o historietas en aquellos años. Los datos más antiguos datan de 1880 cuando aparecieron algunas ilustraciones del catalán Planas en las cajetillas de cigarros “El buen tono” de aquí hay otro silencio en el tiempo que se vuelve a retomar en 1902, en el semanario “Caras y Caretas” donde se publicó una historieta muda de Filippo, ya para 1903, aparecieron otros semanarios, Cómico, Petronio, El Ahuizote, El Mundo, Kikirikí y Arlequín, quienes publicaban pequeñas historietas de Álvaro Pruneda.

codiceflorentino-L3

“Músicos aztecas recitando canciones-flor. Códice florentino, libro 3”

 

3 Respuestas to “Historia del cómic en México 01

  • Ah, muy interesante siempre conocer los orígenes de esto que nos gusta tanto.

    Curiosamente Scott McCloud allá en su libro understanding comics también consideraba los códices como una especie de comic…

    Saludos…

    • ¡Hola, Carlos! Que gusto saber de ti.
      Fíjate que curioso que son los extranjeros quienes han hecho que nuestra historia sea relevante en el mundo, de no ser por escritores, antropólogos, y otros científicos, quienes le han dado el valor que nuestras antiguas culturas merecen, estas herencias se quedarían en el olvido, ¿no crees?

      • Efectivamente man, nosotros que tenemos toda esta cultura a la mano no la apreciamos tanto como quienes vienen de fuera… pero parece que tristemente es algo comun porque en otros paises sucede similar.

        Saludos again…

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *