SUEÑO DE GUERRA

28/10/15

Hoy tuve un sueño muy extraño, de esos que son muy reales y pude sentir lo cruel y horroroso que puede ser la guerra.

Estaba viendo la tele con la familia, cuando de repente interrumpieron la transmisión, decía el locutor que los Estados Unidos habían enviado un ultimátum al gobierno de México, para entregar al “Chapo”, o enviarían a sus fuerzas armadas y atacarían con todo su poder, es increíble como una sola persona puede causar tanta influencia en dos países, pensé, aunque muchas otras personas incrédulas no hicieron nada.

Yo me preocupe por mis hijos a los cuales adoro y extraño mucho, puesto que ellos viven con su mama, hacia algunos años que me había separado de ella. Y se habían quedado a vivir allí cerca de rio de los remedios. Y le dije a mi actual mujer con quien vivo y con quien tengo una hermosa hija que si me acompañaba a ir con ellos o si se quedaba con su madre, ella optó por acompañarme y preparamos lo necesario, como en donde viven mis hijos, en la parte trasera es un campo abierto donde cruza una carretera y más allá, ya es zona federal y desde allí podríamos ver lo que ocurría.

Entonces vimos en el cielo algo raro, aparte de aviones, había una estela de humo espeso, de los aviones saltaban paracaídas con bombas.

Como ya estábamos en el transporte, este se detuvo porque ya no había paso debido a los bombardeos. Nos bajamos y corrimos, las explosiones eran ensordecedoras, de alguna manera nos logramos esconder en una casa abandonada, desde allí podíamos ver como llegaban soldados y le disparaban a todo, entre la carrera y el ajetreo perdí de vista a mi señora, , pero tenía de la mano agarrada fuertemente a mi hija, estaba pequeñita pero ya podía correr, entonces empezamos a buscar a su mamá, allí fue cuando comenzó mi desesperación, un nudo en la garganta, una impaciencia y estrés se empezaban a acumular en mí, pero mi niña me necesitaba así que lo mejor era no perder la calma. Buscamos por varias calles, pero todas estaban vacías. Ya mi inquietud era mas intensa y para acabarla me dice mi nena: “Papá, tengo hambre.” Y busque una tienda, rompí los vidrios y entre, tome una leche y unas galletas.

-Papá, quiero mi teta.

Las mamilas se las había llevado su mama.

-Mi nena, ahora no hay teta, tómatela así, también sabe rica.

Me asome a la calle y vi algunos soldados que pasaron corriendo, buscando en las casas vacías, quise esconderme, pero ya habían entrado dos soldados, gritando y amenazando, agarre a mi hija y nos sacaron a empujones.

Había una fila de gente, formados con las manos en la nuca, todos tenían la mirada perdida y triste.

“¡Quítense los pantalones!” Nos gritaron en un español raro apenas entendible, como pude me baje los pantalones; pero seguía cargando a mi hija. Ya se había hecho del baño, y me entro una desesperación más grande. ¿De dónde iba a sacar sus pañalitos? ¿Dónde estaba su mamá? ¿Dónde estarían mis hijos?

¿Qué iba a pasar?

Entonces desperté algo agitado y con mucho miedo, y me quede pensando en le peligro latente de tener al país más bélico del mundo, aquí, meritito enfrente de nosotros.

 

 

SUEÑO-DE-GUERRAb

Pin It on Pinterest

Share This